Entrevista a Yoshitaka Amano 1987

Ilustrador de Final Fantasy

Por: Alexandr
23 de Agosto de 2016

Yoshitaka Amano, un artista extraordinario creador de mundos sublimes y etéricos, ha añadido una dimensión particular a la saga de Final Fantasy... una dimensión mística con un poder emotivo titánico, un poder que nos invita a sumergirnos a universos donde los límites humanos son inexistentes.
Estos mundos épicos, increíbles y espirituales, llenos de la mentalidad brillante del artista y de una poética visual única, nos provocan sobrecogimiento y melancolía al desear que realmente existieran, dejándonos la vivificante labor de usar nuestra imaginación para poder habitarlos.

Yoshitaka Amano
Ilustrador

—Mi primera pregunta es seguramente muy común, pero, ¿qué artistas e ilustradores han influido tu trabajo?

Amano: Está este artista estadounidense llamado Frank Frazetta. Al principio no reconocí su nombre, pero a lo largo de mi trabajo me eran muy familiares sus pinturas. Comenzó cuando estaba trabajando en este gracioso proyecto de animación americana estilo comic. Un día, sin darme cuenta de ello, decidí que quería intentar dibujar con un estilo como el suyo.

—¿Y por qué?

Amano: Probablemente, me sentí atraído por la viveza de la musculatura en sus figuras y quería dibujar algo así yo mismo. Ahora que él es famoso puedes mencionar el “estilo Frazetta” y la gente sabrá a qué te refieres.

—Es verdad. Hay algo asombroso en los cuerpos de Frazetta, con músculos muy pronunciados. Otra cosa de los trabajos de Frazetta es que los rostros de sus personajes tienen rasgos orientales.

Escape on Venus
Frank Frazetta

Amano: Sí, algo en sus caras se ve oriental. (Risas) Creo que eso es porque la fantasía es algo que raya en lo exótico. Quizá para los occidentales, oriente pueda parecer como algo de otro mundo.

—Naoyuki Kato, quien ilustró Guin Saga antes que tú, también tenía algo de estilo Frazetta-Japonés. ¿Cómo se siente ilustrar para Guin Saga?

Amano: Con Guin Saga, yo estaba fuertemente influenciado por el trabajo de Kato, No había leído Guin Saga hasta que comencé a ilustrarlo, así que cuando me pidieron hacerlo, para mí fue como, “Ah, ¿esas son ilustraciones de Kato?” Así que hice mi mejor esfuerzo para no destruir la imagen que él construyó.

—Ya veo. El personaje de Guin tiene cara de leopardo, ¿tuviste dificultades por eso?

Amano: Eso, sí… pensé mucho al respecto. Nunca antes había dibujado un personaje como Guin. Así que vi muchas fotografías de leopardos del zoológico e intenté expandir mis ideas. Además, resulta que la cabeza de un leopardo y el cuerpo humano encajan muy bien en sus proporciones. Comencé a sentir que tenía algo aquí, y cuando intenté dibujarlo, salió bien, y así nació mi Guin.

—Por cierto, has hecho ilustraciones para muchos otros proyectos. ¿Te importaría si te pregunto por algunas de las otras personas con las que hayas trabajado?

Amano: Claro, venga.

—Bien, esta es una de mi interés personal (risas), pero, ¿podrías hablarnos de tu trabajo con la escritora de ciencia ficción Mariko Ohara?

Amano: Ella es extremadamente hábil creando mundos únicos. Hay una calidad femenina en su trabajo, o más bien, hay un aspecto de su trabajo que parece que solo puede ser entendido por mujeres.

Las dos portadas de las novelas de Mariko Ohara
La ilustración de la izquierda hecha por Amano, recuerda al trabajo hecho para Tenshi no Tamago de Mamoru Oshii
La ilustración de la derecha fue hecha por Nauyuki Kato.

—Ella creó también esos mundos transparentes… hay esa claridad como de cristal que puedes sentir en ellos.

Amano: Sí. Y en el fondo de esos mundos, hay algo oscuro y ensangrentado merodeando por ahí. Quizá dentro yace la terrible verdad de la naturaleza de la mujer.

—Me gustaría preguntarte sobre Baku Yumemakura y Hideyuki Kikuchi. ¿Podrías hablarme acerca de tu trabajo con Hideyuki y Vampire Hunter D?

Amano: Bien, respecto al personaje D, creo que la imagen que tenía de él en mis primeras ilustraciones era diferente de la imagen que tenía Kikuchi.

— ¡Guau! ¿De verdad?

Amano: La imagen de D la había pensado más como un spaguetti western.

—Mi imagen de D era como una combinación de los personajes de Elric of Melnibone y Corum de Michael Moorcock. Las ilustraciones de las portadas y demás son realmente importantes. Aun después de leer una historia que creo muy interesante, tengo la tendencia de ver las ilustraciones cuando me la imagino.

Vampire Hunter

Amano: Es por eso que tengo que ser muy cuidadoso cuando ilustro las historias. Trato de preservar la imagen que el escritor tiene de la mejor manera posible. Soy recordado por el trabajo que hice para Baku en Kimaira. Hasta entonces, había hecho principalmente ilustraciones de fantasía. Pero la serie Kimaira era originalmente algo cercano a un drama escolar (aunque desde entonces se ha convertido en algo más fantástico). Por encima de ello, surgieron algunas imágenes intensas, entre líneas, de los textos de Baku. Por ejemplo, en la novela “Taiten no Ken” (La Espada del Emperador), hay una descripción: “Las peonías fueron esparcidas en su vestido completamente blanco, y a la vista, parecía como si ella hubiera sido rociada de sangre.” Siento una violencia inmensa en esas líneas. Creo que imágenes como esa te dan todo lo que necesitas para hacer ilustraciones sorprendentes.

—Y Baku también describe sus personajes con mucho detalle.

Amano: Sí. Él siempre habla de la belleza sobrenatural de hombres jóvenes en sus libros. (Risas) Pero, ya sabes, siempre me siento impresionado por lo que hacen los escritores. Son capaces de crear, de la nada, un mundo entero. Es más fácil para los ilustradores: todo lo que hacemos es añadir imágenes a un mundo que ya existe.

— ¿Ah sí? Yo pensaría que tu trabajo es igual de difícil, a su manera. Bueno, me gustaría preguntarte ahora sobre tu proceso real, cuando te sientas a dibujar.

Amano: Al hacer una ilustración, intento seguir la regla de nunca pedir consejos ni divulgar cosas como “Mira aquí, checa esto, lo dibujé de acuerdo a esta imagen.” Creo que las imágenes tienen su propia energía, y si uno trata de describirlas, siento que se perdería esa energía de la imagen.

Así que prefiero estar silencioso, y dejar que esa energía se siga formando hasta que la pueda liberar de pronto en una ilustración. Disfruto mucho dibujar cuando realmente me gusta lo que estoy haciendo. Pero por otra parte, si siento que dibujo algo que no tiene esa energía, siempre termino olvidándome de ello conforme pasa el tiempo.

—De entre todas las ilustraciones y dibujos que has hecho ¿cuáles son tus favoritos?

Amano: Mmm, buena pregunta. Probablemente el trabajo que hice para Karon no Kumo (Araña de Charon) de Kaoru Kurimoto. Dibujar la cara del protagonista Zefiru fue muy difícil para mí, y no solo en términos de técnica. Me preocupaba mucho antes de comenzar a dibujar, y mi actitud mientras estaba dibujando era de, “Bueno, creo que es así como se hace.”

Otra experiencia memorable para mí fue la ilustración de la portada para Maten. Esa verdaderamente resultó grandiosa. Al principio no tenía ni idea de qué dibujar para la portada. Así que empecé por revisar todo el material que ya tenía, tratando de darme cuenta de todo lo que había en mi cabeza y ver qué me sugerían dichas imágenes. En ese momento, aún no había tomado mi pluma para dibujar. Pensé, pensé y pensé, hasta que asimilé todo lo que tenía en una zona mental. Es parecido a cuando escalas una montaña… si no has escalado a cierta altura no podrás ver la cima, solo estás a tientas en la oscuridad.

Portada de Maten

Es como un corredor de maratón en el último tramo, que no desea otra cosa más que parar, que lo da todo en su último impulso… y hay imágenes que también están hechas en ese estado mental. De hecho, si no tienes esa mentalidad, no producirás una buena imagen. Esa zona de claridad mental es bastante elevada.

Así que aunque no me puedo explicar bien, esas imágenes que dibujé cuando estaba realmente exhausto y sentía como que me estaba muriendo, esas fueron las que terminaron sorprendiéndome incluso a mí, a su propio creador. Para dibujar, tienes que permanecer en ese estado continuamente o la imagen no quedará bien. Por eso muchas veces destruí mi salud terminando simplemente un buen trabajo. Pero si el resultado es un buen dibujo, me parece bien. Y de todas formas, estoy seguro de que el esfuerzo en todos los ámbitos requiere la misma demanda por parte de sus practicantes.

—Eso fue inspirador. ¡Gracias por tu tiempo!

Entrevista a Yoshitaka Amano de 1990
Fuente desconocida.

Ya había ido a tomar algo con el staff de Final Fantasy anteriormente. Sin embargo, para ser honesto, no me gusta mucho el alcohol. Cuando salimos a tomar algo, estás en tu rol de macho, no hablamos mucho de cuestiones relacionadas con el trabajo. Sakaguchi es uno de esos tipos que siempre está haciendo bromas. Sí, siempre empezamos la noche sobrios, pero gradualmente se vuelve la típica reunión de borrachos. (Risas) Como el staff de Final Fantasy viene de la industria del videojuego, un mundo completamente distinto del mío, es fácil llevarse bien. Si bebes con gente de tu misma profesión, no te puedes poner tan loco. (Risas) Precisamente porque somos de distintos mundos es por lo que nos podemos llevar tan bien y respetarnos mutuamente.

Mi hijo juega muchos videojuegos. De hecho, ayer le borré por accidente sus datos grabados del juego en el que estuvo por un mes. (Risas) Se puso a gritar por eso. Incluso esta mañana seguía molesto y murmurando “¡maldición! ¡maldita sea!”, resoplando… Solo me podía imaginar lo frustrado que estaba. Me quedé un poco en shock al descubrir lo obsesionado que estaba con ese juego. Es un poco vergonzoso… ¡está en sexto grado! Si estuviera en segundo o en tercero lo entendería.

Desde donde hago mis dibujos, puedo ver a mis hijos. Y diré que aunque los niños a menudo ven las cosas con una claridad bastante instintiva, deben someterse a la autoridad de sus padres. (Risas) He visto la manera en que los niños son atraídos totalmente por los videojuegos. Es difícil para los niños, intentar jugar en un mundo lleno de obligaciones y restricciones. Pero desde mi perspectiva, soy el que debe hacer esas restricciones, así que… (Risas) Los limito a una hora diaria.

El horario para Final Fantasy 3 fue bastante apretado. Si hubiera tenido el tiempo para enfocarme solo en Final Fantasy no habría sido tan malo, pero por supuesto, tenía otros trabajos para terminar al mismo tiempo. En mi trabajo normal, me dan un plazo, y siempre se requiere una respuesta rápida. Pero Final Fantasy es diferente: el tiempo de desarrollo lleva aproximadamente un año, y hay muchos plazos dentro de ese periodo de tiempo. Los monstruos tienen que estar listos para esta fecha, el arte conceptual tiene que estar listo para esta otra, y así sucesivamente. Así que todo el año tengo a Final Fantasy en mi cabeza. Pero las ilustraciones de los monstruos no son directamente utilizadas como gráficos, así que es muy interesante para mí ver cómo las transportan al juego.

Respecto a mis monstruos favoritos de Final Fantasy… Me gustan mucho los raros. Hay un tipo con cuerpo redondo y un solo ojo que me gusta. Había estado haciendo durante mucho tiempo dibujos realistas, así que estaba deseando hacer dibujos más exagerados y menos detallados. Ya sabes, divertidos, cosas de broma. Así que cuando dibujé todo eso yo era como un hombre poseído. Siempre me han gustado los comics estadounidenses y los dibujos occidentales, así que agregué a veces toques occidentales y un estilo sin terminar a mis dibujos.

Evil Eye

Para los juegos anteriores de Final Fantasy, las ilustraciones de los monstruos fueron líneas monocromáticas hechas con tinta. Pero esta vez, para Final Fantasy 3, no empecé con líneas de trazo sino con color. Fueron muy divertidas de dibujar. Tiendo a tener más ideas cuando comienzo con color. En cuanto a si el resultado final muestra alguna diferencia, no estoy tan seguro…

Square me dijo que querían a alguien empuñando dos espadas para la ilustración de la portada. De hecho, durante algún tiempo había decidido hacer un paisaje sin personajes humanos. Pero como era la ilustración para un juego, finalmente la cambié, y me alegro de ello. Creo que esta imagen es más impactante.

Portada de Final Fantasy 3

Si quieres ser un ilustrador, necesitas personalidad y una gran visión. Es importante que tengas tu mente fresca y lista para trabajar a través de cualquier eventualidad que pueda ocurrir en el proceso.

Fuente